Expertos en psicología meta-aproximativa afirman que gracias al METAVERSO se pondrá fin a la pandemia de suicidios, pues en la meta-realidad nadie tendrá nada pero todos serán felices, ad-infinitum, hasta que la Inteligencia Artificial desconecte y deseche los cuerpos biológicos de los conectados.

Metaverso: el inventor de la realidad aumentada advierte que podría ser mucho peor que las redes sociales. Si se usa incorrectamente, el Metaverso podría ser más discordante que las redes sociales y una amenaza insidiosa para la sociedad e incluso para la realidad misma.

Louis Rosenberg para Big Think

En su núcleo, la realidad aumentada (RA) y el Metaverso son tecnologías de medios que tienen como objetivo presentar contenido en la forma más natural posible, integrando a la perfección imágenes, sonidos e incluso sensaciones simuladas en nuestra percepción del mundo real que nos rodea. Esto significa que la RA, más que cualquier otro medio hasta la fecha, tiene el potencial de alterar nuestro sentido de la realidad, distorsionando la forma en la que interpretamos nuestras experiencias diarias directas. En un mundo aumentado, simplemente caminar por la calle se convertirá en una amalgama salvaje de lo físico y lo virtual, fusionados de manera tan convincente que los límites desaparecerán de nuestras mentes. Nuestro entorno se llenará de personas, lugares, objetos y actividades que en realidad no existen y, sin embargo, nos parecerán profundamente auténticos.

Personalmente, encuentro esto aterrador. Esto se debe a que la realidad aumentada cambiará fundamentalmente todos los aspectos de la sociedad y no necesariamente en el buen sentido. Digo esto como alguien que ha sido un entusiasta de RA durante mucho tiempo. De hecho, mi entusiasmo comenzó hace 30 años, antes incluso de que se acuñara la frase “realidad aumentada”. En ese entonces, yo era el investigador principal de un esfuerzo pionero realizado en el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea con el apoyo de la Universidad de Stanford y de la NASA. Conocido como el proyecto Virtual Fixtures, por primera vez, permitió a los usuarios acercarse e interactuar con una realidad mixta de objetos tanto reales como virtuales.

Este primer sistema empleaba equipos por valor de un millón de dólares, y requería que los usuarios se subieran a un gran exoesqueleto motorizado y mirasen a un sistema de visión improvisado que colgaba del techo, todo mientras realizaban tareas manuales en el mundo real, como insertar clavijas en agujeros de diferentes tamaños. Al mismo tiempo, los objetos virtuales se fusionaron en su percepción del espacio de trabajo real, con el objetivo de ayudar a los usuarios a realizar la compleja tarea. La investigación fue un éxito y demostró que podíamos impulsar el rendimiento humano en más del 100 por ciento al combinar lo real y lo virtual en una sola realidad.

Pero aún más emocionante fue la reacción de los sujetos humanos después de probar esa primera versión de RA. Todos salieron del sistema con grandes sonrisas y sin que nadie se lo hubiera preguntado me dijeron lo notable que fue la experiencia, no porque aumentara su rendimiento, sino porque era mágico interactuar con objetos virtuales que se sentían como auténticas adiciones al mundo físico. Estaba convencido de que esta tecnología eventualmente estaría en todas partes, salpicando tecno-magia en el mundo que nos rodea, impactando en todos los dominios, desde los negocios y el comercio hasta los juegos y el entretenimiento.

Ahora, 30 años después, estoy más convencido que nunca de que la realidad aumentada se convertirá en el centro de todos los aspectos de la vida, tocando todo, desde cómo trabajamos y jugamos hasta cómo nos comunicamos entre nosotros. De hecho, estoy convencido de que sucederá en esta década, y sí, será mágico, pero al mismo tiempo, estoy muy preocupado por las consecuencias negativas, y no es porque me preocupen los malos actores pirateando la tecnología o secuestrando nuestras buenas intenciones. No, me preocupan los usos legítimos de la RA por parte de los poderosos proveedores de plataformas que controlarán la infraestructura.

Seamos realistas: nos encontramos en una sociedad donde existen innumerables capas de tecnología entre cada uno de nosotros y nuestra vida diaria, moderando nuestro acceso a noticias e información, mediando nuestras relaciones con amigos y familiares, filtrando nuestras impresiones de productos y servicios, e incluso influyendo en nuestra aceptación de los hechos básicos. Ahora vivimos vidas mediadas, todos dependemos cada vez más de las corporaciones que proporcionan y mantienen las capas intermedias. Y cuando esas capas se utilizan para manipularnos, la industria no lo ve como un mal uso, sino como «marketing». Y esto no solo se utiliza para vender productos, sino también para difundir falsedades y promover la discordia social. El hecho es que ahora vivimos en tiempos peligrosos y la RA tiene el potencial de amplificar los peligros a niveles que nunca antes habíamos visto.

Imaginémonos caminando por las calles de nuestra ciudad natal, mirando casualmente a las personas con las que nos cruzamos en la acera. Es el mismo escenario de cada día, salvo que flotando sobre las cabezas de cada individuo que se cruza con nosotros hay resplandecientes burbujas repletas de información. Tal vez la intención sea inocente, permitiendo que las personas compartan sus pasatiempos e intereses con todos los que les rodean. Ahora imaginemos que terceros puedan inyectar su propio contenido, posiblemente como una capa de filtro que solo algunas personas pueden ver, y usan esa capa para etiquetar a las personas con palabras llamativas como «alcohólico» o «inmigrante» o «ateo» o «racista» o incluso palabras menos cargadas como «demócrata» o «republicano». Es posible que aquellos que están etiquetados ni siquiera sepan que otros pueden verlos de esa manera. Las superposiciones virtuales podrían diseñarse fácilmente para amplificar la división política, aislar a ciertos grupos e incluso impulsar el odio y la desconfianza. ¿Hará esto realmente del mundo un lugar mejor? ¿O tomará la cultura polarizada y de confrontación que ha surgido en las plataformas sociales o en internet y la esparcirá por todo el mundo real?

meta1212431

Ahora imaginemos que trabajamos un una tienda. La RA cambiará la forma en la que evaluemos a nuestros clientes. Esto se debe a que los datos personales flotarán a su alrededor, mostrándonos sus gustos e intereses, sus hábitos de consumidor, el tipo de automóvil que conducen, el tamaño de su casa e incluso sus ingresos brutos anuales. Habría sido impensable hace décadas imaginar que las corporaciones tuvieran acceso a dicha información, pero en estos días lo aceptamos como el precio de ser consumidores en un mundo digital. Con AR, la información personal nos seguirá a todas partes, exponiendo nuestros comportamientos y reduciendo nuestra privacidad. ¿Hará esto del mundo un lugar mejor? No lo creo y, sin embargo, allí es hacia donde nos dirigimos.

Durante la última década, el abuso de las tecnologías de los medios nos ha hecho vulnerables a las distorsiones y la desinformación, desde noticias falsas y deepfakes hasta redes de bots y granjas de trolls. Estos peligros son insidiosos, pero al menos podemos apagar nuestros teléfonos o alejarnos de nuestras pantallas y tener experiencias auténticas del mundo real, cara a cara, que no se filtran a través de bases de datos corporativas ni se manipulan mediante algoritmos inteligentes. Con el auge de la RA, este último bastión de realidad fiable podría desaparecer por completo. Y cuando eso suceda, solo exacerbará las divisiones sociales que nos amenazan.

Después de todo, la experiencia compartida que llamamos «sociedad civilizada» se está erosionando rápidamente, en gran parte porque cada uno de nosotros vivimos en nuestra propia burbuja de datos, y todos reciben noticias e información personalizadas (e incluso mentiras) adaptadas a sus propias creencias personales. Esto refuerza nuestros prejuicios y afianza nuestras opiniones. Pero hoy, al menos podemos entrar en un espacio público y tener algún nivel de experiencia compartida en una realidad común. Con AR, eso también se perderá. Cuando caminemos por una calle en un mundo aumentado, veremos una ciudad llena de contenido que refuerza nuestros puntos de vista personales, engañándonos, haciéndonos creer que todos piensan como nosotros. Cuando caminemos por esa misma calle, podremos ver un contenido muy diferente, promoviendo visiones inversas que nos hagan creer cosas opuestas sobre los mismos ciudadanos de la misma ciudad.

Consideremos la tragedia de la falta de vivienda. Habrá quienes elijan no ver este problema por razones políticas, sus auriculares AR generarán anteojeras virtuales, esconderán comedores populares y refugios para personas sin hogar detrás de paredes virtuales, al igual que los sitios de construcción están ocultos en el mundo actual. Habrá otros que elijan no ver las clínicas de fertilidad o las tiendas de armas o cualquier otra cosa que las fuerzas políticas imperantes les alienten a «bloquear la realidad». Al mismo tiempo, consideremos el impacto en los miembros más pobres de la sociedad. Si una familia no puede pagar el hardware de AR, vivirá en un mundo donde el contenido crítico será completamente invisible para ellos.

Y no creas que te podrás quitar las gafas de la realidad aumentada o sacar los lentes de contacto para evitar estos problemas. ¿Por qué no? Porque más rápido de lo que cualquiera de nosotros pueda imaginar, seremos completamente dependientes de las capas virtuales de información proyectadas a nuestro alrededor. No se sentirá más opcional de lo que el acceso a Internet se siente opcional hoy. No desconectarás tu sistema de RA porque hacerlo hará que aspectos importantes de tu entorno sean inaccesibles para ti, poniéndote en desventaja social, económica e intelectualmente. El hecho es que las tecnologías que adoptamos en nombre de la conveniencia rara vez siguen siendo opcionales, no cuando están integradas en nuestras vidas de manera tan amplia como lo será la realidad aumentada.

No me malinterpretes. La RA tiene el poder de enriquecer nuestras vidas de formas maravillosas. Estoy seguro de que la RA permitirá a los cirujanos trabajar más rápido y mejor. Trabajadores de la construcción, ingenieros, científicos: todos, jóvenes y mayores, se beneficiarán. También estoy seguro de que la RA revolucionará el entretenimiento y la educación, dando rienda suelta a experiencias que no solo son atractivas e informativas, sino también emocionantes e inspiradoras.

Pero la RA también nos hará aún más dependientes de las insidiosas capas de tecnología que median en nuestras vidas y de los poderosos que controlan esas capas. Esto nos dejará cada vez más susceptibles a manipulaciones y distorsiones por parte de aquellos que pueden permitirse el lujo de mover los hilos. Si no tenemos cuidado ahora, la RA podría usarse fácilmente para fracturar la sociedad, empujándonos de nuestras propias burbujas de información a nuestras propias realidades personalizadas, afianzando aún más nuestros puntos de vista y cimentando nuestras divisiones, incluso cuando estamos cara a cara con otros en lo que se siente como la esfera pública.

Siendo optimista, sigo creyendo que la RA puede ser una fuerza para el bien, hacer del mundo un lugar mágico y expandir lo que significa ser humano. Pero para protegernos contra los peligros potenciales, debemos proceder con cuidado y consideración, anticipándonos a los problemas que podrían corromper lo que debería ser una tecnología edificante. Si algo hemos aprendido de los males inesperados de las redes sociales es que las buenas intenciones no son suficientes para evitar que se desplieguen sistemas con serios problemas estructurales. Y una vez que esos problemas estructurales están en su lugar, es extremadamente difícil reparar el daño. Esto significa que los defensores de la RA deben hacer bien las cosas desde el principio.

SONDAS.BLOG: Podríamos comenzar preguntándonos qué es real. ¿Es Louis Rosenberg real? Y en caso de que concluyamos afirmativamente, ¿lo fue su madre? ¿Y si ambos fuesen parte de una realidad aumentada? En el artículo no hay ninguna foto suya. Ni siquiera en 3D.

Podríamos, no obstante, ir a Internet, escribir su nombre y, muy probablemente, aparecerían miles de fotos mezcladas con las fotos de otros Rosenberg. Mas todo esto sigue siendo información digital. ¿Corresponden esas fotos a un individuo concreto, judío para más información, o es parte de la Realidad Aumentada de Meteverso?

Ante este tipo de preguntas Neo vomita y se desmaya. Después, declara triunfante: ¡Ya sé kung fu! Mas cuando lucha con Morfeo dentro de una aplicación, se cansa, se agota. Aquí se trata, pues, de una virtualidad aumentada, ya que en realidad, en cuanto que aplicación, no hay en ella aire y la respiración jadeante de Neo es una intromisión de su realidad dentro del mundo virtual de los simuladores.

Ya hemos llegado al centro de la vertiginosa espiral esquizofrénica que nos advierte que despertar de la muerte es como despertar del sueño. El viaje existencial es multi-nivel, formado por diferentes capas de percepción. Louis Rosenbarg es real en el Registro Civil, pero es una realidad aumentada en el mundo de la investigación, si bien un monje tibetano consideraría la realidad del Registro Civil como virtual, y un musulmán vería al monje tibetano como una virtualidad aumentada en la inexistente realidad del Registro Civil.

Si esto es así, y todo parece indicar que lo es, ¿quién es Zuckerberg? ¿Quién es su madre? No nos precipitemos a la hora de responder a estas inquietantes preguntas. Zuckerberg parece real. También su madre, aunque nunca habla de ella en las entrevistas. Pero, entonces, ¿quién es Rosenberg? ¿Son hijos de la misma madre? Ello indicaría que son hermanos y que el monje tibetano tenía razón al considerar como virtual al Registro Civil. El musulmán prefiere no echar más leña al fuego, aunque no puede evitar declarar a viva voz antes de ser abatido por las balas virtuales de un agente de la CIA que solo existe Allah, y que todo lo demás son virtualidades con mayor o menor grado de realismo.

Todos asienten con la cabeza. Zuckerberg no termina de entender a qué se refiere el musulmán con el “todo” y Rosenberg se pregunta si las balas virtuales del agente de la CIA son las que han acabado con la vida del musulmán en la realidad o si éste ha muerto solo en la virtualidad, y en la realidad sigue preparando atentados contra la civilización occidental, ahora llamada Meta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s