Seis consejos que si los seguimos no fracasaremos en la vida.

Cantos de Milarepa – Adaptado al español por despojosdeoccidente

Un yogui de Gu Tang, que tenía gran fe en el Jetsun Milarepa, solicitó instrucciones para la meditación. Después de que le hubiera impartido estas, dijo: «Para ayudar a hombres ignorantes como nosotros, haz una plegaria ahora, enséñanos la práctica de las Seis Paramitas (nobles virtudes trascendentes)». En respuesta Milarepa cantó esto:

La propiedad y la riqueza son como rocío sobre la hierba;
Sabiendo esto, con gusto uno debería regalarlos.
(Paramita de la generosidad)

Es muy valioso haber nacido como un libre y digno ser humano;
Sabiendo esto, uno debe observar con cuidado los preceptos
Como si protegiera los propios ojos.
(Paramita de la disciplina moral)

La ira es la causa de caer en los reinos inferiores;
Sabiendo esto, uno debe abstenerse de la ira,
Incluso con riesgo de la propia vida.
(Paramita de la paciencia)

Beneficiarse a sí mismo y a los demás
Nunca se puede lograr mediante la pereza;
Por tanto, esfuércense por hacer buenas obras.
(Paramita del esfuerzo gozoso)

Una mente perturbada y errante
Nunca ve la verdad del Gran Camino hacia la liberación;
Practicad, por tanto, la concentración.
(Paramita de la meditación)

No se puede encontrar la Verdad Eterna
Mediante la búsqueda de lo perecedero;
Así que contempla tu propia mente.
(Paramita de la sabiduría)

Hasta que las neblinas otoñales se disuelvan en el cielo,
Esfuércense con fe y determinación.

COMENTARIO:

El maestro ha hablado, y cuando el maestro habla todo el mundo calla y obedece, excepto los obnubilados con el ir y venir de los accidentes temporales relativos a este espejismo de mundo, es decir, que casi nadie le hará caso a Milarepa porque estamos viviendo el fin de los tiempos y ya apenas hay seres humanos, sino ganado siendo llevado al matadero de las vacunas covid-19. Según el deep state la única forma de que este planeta sea viablemente sostenible es liquidando a 7 mil millones de personas y transhumanizando al resto.

Y luego, esto decimos:

Porque no tengo nada, doy lo que no tengo generosamente, y esto afianza la sabiduría que comprende la verdad acerca de que no poseo nada, sino que creo poseer, puesto que el “yo” que cree poseer no es más que una realidad impostada, o sea, una ilusión, y lo poseído no reside en ninguna parte ni es nada concreto, por carecer de una realidad autónoma independiente del “yo” fantasmagórico.

Porque no soy nadie, me esfuerzo en practicar la disciplina moral conducente, esto es, que conduce, a desenraizar la falsa idea de un “yo” separado, de modo que las luces inunden el espacio de la contemplación, quedando así la triada -el observador, lo observado y la acción de observar- unificada en el fuego del amor purificador y trascendente que trasciende la irrealidad de las cosas.

Porque no tengo enemigos, me permito no incurrir en la degradante ira, ya que todo, incluso los terroristas del gobierno, es vacuidad, esto es, carente de fundamento aparte del fundamento fundacional en el foco alumbrador que todo lo alumbra. De esta forma me agiganto delante de mis ficticios enemigos y me vuelvo invulnerable a su iniquidad.

Porque no tengo necesidad de dormir, siempre estoy ocupado en alguna actividad benéfica para mí mismo y para los demás, incluso durante el estado de sueño y de sueño profundo. De esta forma siempre estoy lúcidamente activo aunque me dedique a vaguear como un perro.

Puesto que siempre estoy lúcido, no tengo necesidad de meditar, pero aun así, siempre estoy meditando, tanto en la forma de lo perecedero como en la forma de la no forma de lo imperecedero. De esta forma destruyo, de instante a instante, la distancia que me separa de la fuente de la luz infinita.

Puesto que no tengo necesidad de nada, por no carecer de nada, soy sabio. Siendo esto así, tanto en la vida de lo no nacido como en la muerte de lo que no se extingue nunca, soy feliz. De esta forma me encumbro por encima de causas, espacios y condiciones, y me asiento en el sagrado tañido de mi realidad imperturbable y diáfana.

Es muy importante poner estos seis consejos en práctica, hasta que el velo del mundo se desprenda y la balanza de la Justicia Divina sea establecida.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s