Poesía despreocupada (3) – Comentario y visión de futuro.

Desde el levante al poniente,

Desde la cima del cielo hasta las simas abisales,

Desde la ocre neblina de las perturbaciones

De las emociones conflictivas

Hasta los deleites de la consciencia esclarecida…

Allí donde sea que mi amor asome el fulgor de sus luces,

Hacia allí encamino mi cabalgadura.

-despojosdeoccidente

COMENTARIO:

Este poema quiere decir que nosotros no estamos en las cosas perecederas, sino en la luz que a las cosas perecederas alumbra.

Comprender esto requiere desintoxicarse de la educación democrática y adentrarse en la sabiduría de los sabios ancestrales, todos ellos unos contumaces y recalcitrantes intransigentes en lo que respecta al LGTB, al feminismo, a la ideología de género, al terrorismo vacunal, a la superstición ateísta, al hedonismo, al materialismo, a los viajes por placer y demás insanas doctrinas y procederes tan del gusto del degenerado hombre occidental moderno que la democracia (la forma más refinada de terrorismo jamás visto) ha parido.

Es vital despojarse de los ropajes de lo transitorio y sus placeres acompañantes, y revestirse con el manto del temor reverencial de Allah, o sea, de la consciencia de Allah, esto es, del darse cuenta de la diferencia entre la realidad y la impostura, para que la impostura no ennegrezca el alma y para que la realidad la ilumine y la colme de beatitudes. La vida mundana solo es un tránsito, cuyo propósito es templar en la dificultad a las preexistentes almas caídas que perdieron de vista el fulgor de las incontenibles luces, de modo que una vez devenidas las almas en espejos por el pulido de la herrumbre de las imputaciones yoísticas, puedan reflejar la luz del Creador de una forma indiferenciada de Él.

Es el alma lo que hay que salvar para su morada eterna en la perennidad de las luminarias infenecibles, y no el cuerpo, el cual solo es el vehículo de la prueba.

El tiempo de la cosecha de las almas se acerca, a medida que la bestia arrecia y exprime a los hombres para tratar de llevárselos a todos a los fuegos del alejamiento definitivo de Dios, donde la segunda muerte los sumirá en una oscuridad de tinieblas.

Empero, los contritos de corazón que solo temen a Dios no tienen nada que temer de los terroristas. Cuando vayan a por ellos por su negativa a ser sellados por la bestia, esto es, por su rechazo a ser vacunados con la sustancia inmunda que dicen que inmuniza del covid19 durante seis meses, no podrán encontrarlos, más allá de algunos restos de pelo o de uña que los Malak (Ángeles) habrán dejado como prueba de la intachabilidad de los siervos del Uno-Único.

Los durmientes, empero, seguirán durmiendo el sueño de la felicidad no perdurable, mientras esperan a que la vacuna sirva para algo y pueda volver todo a la normalidad de la anormal vida de vivir como un buen simio evolucionado, centrado en perpetuarse no en aras de la trascendencia post-mortem, sino en pos de prolongar la agonía de vivir sinsentidamente, esto es, bajo la sofocante carga de la frustración existencial de no saber para qué fue creado y depositado el ser humano en la Torta Terráquea. Esa ansia existencial será la ruina de los ansiosos e ilusos creyentes en que con dos o tres dosis del veneno que llaman vacuna covid19 será suficiente, pues cada seis meses deberán recibir la actualización pertinente de la ponzoña, si es que quieren seguir evadiéndose de sus miserables vidas carentes de sentido mediante los disfrutes mundanos desconfinados, gracias al pasaporte sanitario; unos disfrutes entre los que destacan: ir al bar, tostarse en la playa, viajar, follar, el futbol, las fiestas, socializar hedonísticamente en la calle, etc.

El objetivo final de la agenda covid es la total desconexión del ser humano de la Fuente, o sea, de Allah, mediante la inhibición y posterior extirpado de todo aquello que cualifica la condición humana. La máscara facial y la distancia social es solo la primera etapa de la supresión del ser humano, lo realmente traumatizante empezará en 2022. Para conseguir la total anulación del hombre se va a llevar a cabo una radical despoblación mediante las vacunas y otras calamidades programadas que vienen de camino, siendo los sobrevivientes de todo el desbarajuste planetario desatado transhumanizados, o sea, convertidos en robots teledirigidos a distancia por IA (Inteligencia Artificial), la cual programará la actividad y el tiempo de caducidad de cada meta-ciudadano. Lo único que tendrán que hacer entonces, por el bien común y la seguridad de todos, es esperar a que les llegue la hora de la desconexión, mientras se solazan, desde el confinamiento preventivo de casa, en el Metaverso que les permitirá jugar a ser cualquier cosa que se imaginen.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s