A los vacunados no les espera nada bueno, ni en esta vida ni en la Otra.

Es necesario activar el recuerdo del pacto de fidelidad que las almas preexistentes contrajeron en el ámbito de la primera emanación de las luces, cuando todos los yin y los malak se postraron ante Adam, excepto Iblis, que se ensoberbeció y no se sometió al resplandor de la imagen y semejanza del Creador. Tras la expulsión de las esferas celestes de la visión pura llegó la distancia del olvido en las tierras densas, o sea, en los ámbitos de manifestación de la Torta Terráquea, extendida a modo de velo para que sirviera de prueba de fidelidad a todos aquellos que dudaron si seguir al rebelde en su cerrazón negacionista de la Gloria Exaltada de Allah, o bien permanecer fieles al Uno-Único.

El plazo dado a la bestia para la perdición de los hombres concluye en breve, y de ahí la urgencia de los terroristas de los gobiernos del mundo entero por vacunar a todos y excluir de la sociedad, para luego exterminar, a los verdaderos hombres –los hombres de Dios-, aquellos que solo temen a Dios y no a los hombres, y que solo confían en Su salvación, y no en la salvación que viene de los terroristas gubernamentales en forma de vacuna o en forma de cualquier otra forma, o manera.

Los sellados por la bestia morirán desalmados, esto es, sin alma, mientras esperan a que todo vuelva a la normalidad de trabajar duro para poder disfrutar de la vida desconfinadamente. El alma (la consciencia) de esos gilipollas será sustituida por un algoritmo programado por IA (Inteligencia Artificial) según los intereses de control y despoblación del maligno. Una vez conectados a la “nube” el único cometido existencial de los vacunados será el de esperar a ser desconectados y desechados por el sistema del anticristo, mientras se distraen a rienda suelta en el Metaverso desde el confinamiento casero, preventivo e indefinido.

Empero, los hombres de Dios, a saber, los no vacunados, constituyen la cadena dorada de la fe, y antes de morir morirán para pasar a vivir en la vida verdadera bajo la cobertura del resplandor primigenio de las primigenias luces. Esto quiere decir que los terroristas del gobierno no tendrán acceso a ellos, resultando indemnes de todo mal y quedando resguardados y a salvo de los demoledores estragos del fin de los siglos, o de las eras.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s