Nos iremos de aquí sin dejar ni un leve rastro.

En la corriente que fluye,

Mientras retorno al polvo,

Mi forma perecedera de hombre

No proyecta ningún reflejo.

-DOGEN (adaptado al español por despojosdeoccidente)

COMENTARIO:

Cuando Dogen se asoma a la corriente de las cristalinas aguas de su consciencia, la forma perecedera de su cuerpo mortal no refleja ningún reflejo ni atisbo de sombra, porque el observador devino indiferenciado de lo observado, en la clara luz del foco alumbrador que todo lo alumbra, o ilumina.

Solo los que se ven a sí mismos como entidades separadas de la luz del ser que lo hace ser todo, no verán la luz, sino las proyecciones quiméricas del quimérico “yo” que creen ser. El resto de personas, es decir, los verdaderos hombres del remanente fiel, no se verán a sí mismos, ya que la luz deslumbrante del ser es tan portentosa que hace que las sombras del yo se integren en la luz del sol que todo lo ilumina, en el vertiginoso torbellino convertido en el sumidero de la eternidad del instante presente, donde todo va aparar desde el mismo instante en que se manifiesta.

Lo mejor que se puede hacer, ya que es tamos viviendo el fin de los tiempos, es preparase para la persecución de la bestia, mediante el cultivo de las luces imperecederas que moran en los corazones de los hombres, de modo que cuando los terroristas vengan con la vacuna asesina podamos negarnos y morir como mártires, antes que aceptar ser sellados por la sustancia inmunda y pasar así a participar de la Gran Mentira.

Antes muertos que obedientes.

A los durmientes, empero, que confían en la salvación que viene del mundo y no en la salvación que viene de Allah el Altísimo, les espera la humillante degradación hasta el punto de la putrefacción y la perdición de sus almas, ya que serán convertidos en engendros, tras haber sido despojados de sus consciencias humanas (posibilitadoras de la trascendencia) y ser transhumanizados en aras de poder vivir una eternidad metavérsica desde la inmovilidad de casa, que los terroristas del gobierno decretarán por real decreto, bajo pena de muerte si se niegan. Eso los que sobrevivan a las vacunas y a la mini guerra nuclear que se cierne, pues en ciernes está ya; esto es, que solo van a sobrevivir unos 500 millones de personas, más o menos.

El bozal y las distancias saludables anti-humanas son solo preparativos previos para que todos acepten sin rechistar la igualación robótica de la despersonalizada nueva normalidad satánica, que culminará con el asesinato de los negacionistas, una drástica despoblación planetaria y el metaverso obligatorio para todos, excepto para la casta parasitaria (deep state).

luces3

DEDICADO A ELLA, CON AMOR.

FIN.

Un comentario sobre “Nos iremos de aquí sin dejar ni un leve rastro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s