¿Habrá guerra en Europa? – Expertos afirman que se trata de otro metaverso más para seguir despistando al ganado humano, mientras se gripaliza el covid-19 y se impone la vacunación anual obligatoria en pos de seguir despoblando el planeta, sin que se note.

La globalización exige que Ucrania vuelva a ser rusa.

Por sondas.blog

El mismo escenario de siempre. Lo hemos visto repetido cientos de veces a lo largo de los últimos decenios. Sin embargo, la gente no guarda en su memoria ningún registro histórico, por muy reciente que sea. Vive en un reinicio constante y ello le impide entender el presente. Ya se ha olvidado de cómo Occidente produce y provoca conflictos bélicos fuera de sus territorios, generando una gran desestabilización y empobreciendo a pueblos que en realidad podrían ser los más ricos de la Tierra. Estamos viendo una guerra anunciada, la guerra entre Rusia y Ucrania; estamos viendo cómo la está fabricando Estados Unidos y sus aliados, pero ya nos hemos olvidado de cómo fabricaron la guerra de Iraq y, más recientemente, la Primavera Árabe.

Como en el caso de la guerra del Golfo, la prensa no cesa de repetir la inminente invasión de Ucrania por parte de Rusia, creando en la gente la clara impresión de que Rusia verdaderamente quiere invadir Ucrania, pero tampoco recordamos que tras unas elecciones libres Poroshenko llegó al poder en Ucrania. Mas su afinidad con Moscú llevó a Estados Unidos y sus aliados a provocar el golpe de estado que puso en el poder a Zelensky –el actual presidente de Ucrania. Aquella actitud bananera no le hizo enrojecer de vergüenza al bloque occidental que tan incontenible amor siente por la justicia, la libertad y la democracia. Ahora Rusia tiene que invadir Ucrania, pues cada día recibe un empujón cada vez más fuerte de toda la prensa occidental. El último movimiento, tan bananero como los anteriores, por parte de Estados Unidos y del Reino Unido ha sido el de pedir a sus cuerpos diplomáticos que abandonen Kiev para generar el pánico en las patéticas y psicópatas sociedades norteamericana y británica.

guerra1

Rusia, por su parte, que sigue llevando el pesado fardo del derrumbe soviético y del triunfo de Estados Unidos y Europa en la Guerra Fría, no termina de encontrar su lugar en este nuevo periodo de la historia. Simplemente espera a que ocurran las cosas. Rusia es buena y solo quiere la paz y la prosperidad para todas naciones del mundo. Es una posición casi infantil, producto de una política esquizofrénica, en la que, por un lado, Rusia se presenta ante el mundo como una opción al margen de Occidente; mas por otro, no sabe qué hacer para convencer a Occidente de que Rusia es parte de él.

Esta esquizofrénica posición la vemos claramente en el caso de Siria. Tras 10 años de conflicto bélico y de poseer Rusia dos bases militares en este país, todo el norte de Siria ha caído en manos de sus enemigos, de los que ahora intentan fabricarle un conflicto con Ucrania. Ante sus pávidos y adormecidos ojos Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Turquía se han apoderado de todo el norte de Siria –de sus cultivos, de su gas, de su petróleo. Cada día ha presenciado Rusia cómo Israel atacaba a su aliado sin impedirlo y sin tomar represalias. Rusia intenta convencer al león de que no se coma a la gacela al mismo tiempo que insta a la gacela a que se deje arrancar una de las patas traseras para que de esta forma ambas partes se queden contentas. Mas ¿qué es lo que ha dado el león a cambio de la pata de la gacela? Absolutamente nada, pues el león es el rey de la selva y Rusia probablemente sea el peor intermediario de la historia.

Tampoco los pueblos, los ciudadanos comunes de Occidente, están en contra de una guerra ruso-ucraniana. A todos les gusta el espectáculo bélico que tiene lugar fuera de sus territorios y que no tiene ningún efecto en sus vidas cotidianas, como a los romanos, cuando iban al circo para ver morir a los gladiadores o ver a los cristianos devorados por los leones, por los reyes de la selva. Están más preocupados por los animales que por los seres humanos. Son sociedades decadentes. Son gente ignorante, frívola, vacía, que se ha puesto la mascarilla, que se ha confinado porque se lo ha dicho la OMS, como ahora la OTAN le asegura que no hay otro remedio para el caso de Ucrania que el de una guerra con Rusia, una guerra que nunca ocurrirá, pues la verdadera política nada tiene que ver, como en el caso del coronavirus, con los hechos que presentan los medios de comunicación.

No habrá guerra y si la hay, Occidente abandonará a su suerte a Ucrania.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s