La soledad existencial versus la soledad primordial

Después de matar una araña,

Que inmensamente solo

Me siento.

-despojosdeoccidente

COMENTARIO:

Para amenizar la espera mientras nos terminamos de morir, esto es, mientras deshollamos la impostura de la falsa realidad metavérsica del yo y pasamos a hollar la verdadera vida en la luz de la verdad de la consciencia descontaminada de las percepciones erróneas que el yo proyecta a modo de espejismos nubladores de la visión, siendo el mayor error de todos, y causante de todo error postrero, el hecho de que se crea el yo una realidad autónoma e independiente que nace, se desenvuelve y muere, cuando en realidad la única realidad es la realidad de la deslumbrante realidad de Layla –la mujer primigenia… para amenizar, pues, el aburrimiento de la espera en espera de nuestra gozosa muerte ya inminente, es por lo que hemos decidido escribir este poema y su comentario acompañante. El poema está inspirado en un haiku similar, cuyo autor no recordamos ahora mismo.

Hay dos niveles de soledad. Por un lado está la soledad existencial del individuo que se siente solo, y que es fruto de una personalidad individual inmadura que necesita afirmarse mediante la ficticia dualidad sujeto-objeto (observador-observado); es decir, la soledad de aquellos que necesitan estar acompañados para afirmar su ilusorio yo mediante la apariencia de realidad que otras personas, también ilusorias, le inducen. Se trata de la soledad propia del degenerado hombre moderno, que para paliarla recurre a la enajenación de los emocionantes vicios que le hagan no darse cuenta del vacío sobre el que el yo y su metaverso se asientan.

De alguna forma este decadente hombre moderno, sobre todo el occidental, piensa que el experimentar con otra persona repercute en que el experimentador de esa otra persona también es una persona, cuando en realidad no es más que un saco hediondo de heces, líquidos y vísceras, o sea, nada de nada, pues sin consciencia trascendente el ser humano vale menos que una mierda, como se pone de manifiesto en el hecho de que ya apenas se ven seres humanos sobre la Torta Terráquea, sino degenerados LGTBI, ateos, feministas, creyentes en la medicina alopática, gentes de mal vivir en general y malas hiervas similares.

El desvarío de las pecaminosas fiestas, y de todos los pecados en general, cumplen el objetivo fundamental de velar la psique del ser humano para que siga creyendo en la falsa percepción de la idea de un yo experimentando la emoción de la transgresión, de modo que los que incurran en pecado no sean conscientes del vacío abismal sobre el que el “yo soy” se asienta, pues ver y penetrar el vacío implica la muerte de la impostura yoística del yolovalguismo. Esta es la razón por la que el decadente hombre moderno no practica la virtud desenraizadora del ego, sino que usa el bozal y se vacuna, en la esperanza de que pueda seguir la fiesta de la adoración del becerro de los pasatiempos mundanos, cuando en realidad lo que va a pasar es que los llevan al matadero de la agenda 2030 de la ONU por un mundo felizmente despoblado y sostenible. ¡Gilipollas!

Por otro lado está la soledad que experimentan los verdaderos hombres, que es la soledad del alma que comprende que siempre estamos solos, da igual si estamos acompañados o no, y que hace alusión al abismo del eterno presente donde los verdaderos hombres –los hombres de Dios, se abisman tras quedar abismados por las deslumbrantes luces de la presencia abismal de Ella, cuya sagrada matriz amorosamente todo lo envuelve y lo nutre.

Al matar una araña mientras hacíamos una limpieza casera (ya tocaba después de 6 meses sin manejar una escoba), la abismal presencia de Layla nos ha sacudido con fuerza, dejándonos aturdidos y absortos en grado sumo en la soledad primigenia, o primordial, que es anterior al tiempo, posterior al tiempo y presente en el tiempo presente, por lo que nos ha parecido correcto postear esto con el fin de que no sirva de nada, ya que es bien sabido que estamos viviendo el fin de los tiempos, los vacunados se van a pudrir, se van a convertir en zombis y se van a comer a cualquiera que encuentren que conserve su sangre incontaminada.

FIN.

Un comentario sobre “La soledad existencial versus la soledad primordial

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s