Avanzando voy…

Avanzando voy,

De ninguna parte a ninguna parte,

En la claridad de la consciencia esclarecida

Emancipada de la idea de pérdida, de ganancia,

De dolor y de alegría.

COMENTARIO:

Gracias a Dios pronto estaremos muertos, razón por la cual hemos decidido escribir esto, en alusión a que de Allah venimos, en Allah moramos y hacia Allah nos encaminamos, siendo el resto de realidades que no son Allah, meros conatos de realidad que a modo de espejismos descienden como un velo que se asoma a la consciencia, para que los dotados de inteligencia y discernimiento jueguen a descorrerlo. Solo así Ella, una vez desvelada, muestra la deslumbrante desnudez de sus vertiginosas formas cálidamente femeninas, en las cuales el pueblo de Dios se solaza y se abisma.

Empero, o pero, para ello, o sea, para que Ella abra sus encantos con vistas, o en aras, de ser conocida y penetrada, es importante discernir, o dilucidar, o darse cuenta de la realidad de la verdadera inteligencia, que es opuesta a la noción de inteligencia de los necios, según los cuales la inteligencia es aquello que determina un test de inteligencia, mientras que en verdad, o ciertamente, la inteligencia es la facultad de discernir lo verdadero de lo falso, según los verdaderos hombres, esto es, los adscritos al linaje de la tradición primigenia de la mujer primigenia –Layla, también llamada Salma, Nur o de muchos otros nombres, todos ellos de mujer, claro está, pues Ella no es un transgénero, sino la luz de la verdad que todo lo alumbra; y la luz es femenina por su cualidad de amorosa acogida que no discrimina.

En otro orden de cosas diremos, para finiquitar, que las primeras oleadas zombis arrasarán con los supermercados en un par de horas, pasando luego a comerse a cualquiera no zombificado, o sea, a los no vacunados. Esto quiere decir que conviene enfocarse en la luz imperecedera del alumbramiento del metaverso terráqueo de la Torta Terrestre, de modo que nos proteja de las algaradas de los desesperados azotados por las plagas finales del fin de los tiempos, o de los siglos, o de las eras, o de las edades.

NOTA: Para aprender a trascender el fin de los tiempos y salir indemne, leer el Corán y su libro de comentarios, publicado en sondas.blog

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s