No somos lo que creemos ser, sino que somos lo que ya somos desde antes de la coagulación de las luces y su materialización en este mundo denso perecedero.

No soy del este ni del oeste,

No soy del mar ni de fuera del mar,

No soy de la tierra,

No soy del mundo natural ni del mundo etéreo,

No estoy compuesto de partes.

Pertenezco al Amado,

Yo no existo en modo alguno.

*

No soy una entidad en este mundo ni en el otro,

No desciendo de Adán y Eva,

Mi morada es el lugar del no lugar,

Mi rastro son las trazas del no rastro,

No tengo ni cuerpo ni alma.

*

Mi mundo es la unidad no nacida,

Anterior a la anterioridad,  omnipresente y posterior a la posterioridad;

Mi mundo es lo externo sin necesidad de la exterioridad,

Mi mundo es lo interno sin necesidad de la interioridad.

*

Solo eso soy,

Ese aliento vital,

Esa respiración,

Ese Ser Puro,

Esa luz.

Pertenezco al Amado,

Yo no existo en modo alguno.

-RUMI (adaptado al español por despojosdeoccidente)

COMENTARIO:

Esta preciosa joya de sabiduría del linaje de los verdaderos hombres quiere decir que no somos lo que creemos ser ni lo que no creemos ser, ni tampoco somos lo que dudamos ser o no ser, sino que somos la luz del alumbramiento que alumbra la impostura de este mundo impostado y perecedero, desplegado sobre la pantalla de la consciencia y solidificado en la aparente solidez de la Tortilla Terrestre, a modo de velo, no para disfrutar del espejismo de la vida efímera al estilo de los creyentes en la superstición ateísta, sino para que los dotados de inteligencia jueguen a descorrer la cortina, con la beatífica ayuda del Allah el Altísimo y la bendición (báraka) de los hijos del linaje de los hombres que realizaron esta verdad tan sublime, como Rumi.

La única forma de eludir los estragos demoledores del fin de los tiempos, catalizado por el alejamiento del ser humano (sobre todo de las mujeres) de Dios y por su acercamiento a todo aquello que degrada y humilla la condición humana, es hacerse musulmán, estudiar el Corán y realizar sus significados profundos, no solo intelectualmente, sino a nivel del corazón, esto es, de manera efectiva. En caso contrario, la trascendencia no se activará y los misiles nucleares achicharrarán a los negligentes con respecto a la espiritualidad genuina, cuya realización es la razón de ser de haber sido depositados en la Plataforma Terráquea. Y si se escapan de los misiles nucleares, la hambruna y el azote de la horda zombi de los desesperados los terminarán por finiquitar, después de haber desperdiciado unas vidas vividas sin fe en Dios y diluidas estérilmente en pos de cosas vanas, entre las que destaca el trabajar duro para ganar un dinerillo que posibilite follar descohibidamente, ir a los bares y viajar, aunque sea con el bozal perruno en la cara, y encima vacunados con la sustancia inmunda de ARNm, la cual los matará de cáncer. ¡Hay que ser gilipollas!

Empero, nosotros, los hijos del linaje de los verdaderos hombres, no existimos en modo alguno, pues pertenecemos al Amado, por lo que nuestra desafección en lo que respecta a este mundo denso perecedero que ya declina es total, perfecta y absoluta.

Inversamente, los ateos sufrirán un escarmiento atroz, tanto en esta vida como en la otra.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s