Los coach’s preparacionistas se ponen las botas a costa de los fanáticos del fin del mundo.

En verdad que el occidental medio está muy devaluado tras décadas de adoctrinamiento educacional invertido y una salvaje apología materialista exacerbada, sin embargo, eso no quiere decir que no haya todavía gente medio lúcida que barrunte que el mundo de hoy camina sobre el alambre, un alambre que ya flaquea más de la cuenta, no habiendo abajo más suelo que el abismo.

En definitiva, que hay muchos ateos que se preparan para el fin del mundo, razón por la cual contratan los servicios de expertos preparacionistas apocalípticos para que les instruyan a sobrevivir en situaciones dramáticas masivas, como un colapso del sistema financiero basado en la emisión infinita de dinero-deuda para sostener la burbuja del insostenible bienestar simiesco, o una guerra nuclear, o un meteorito gigante, o una invasión alien no amistosa, o una pandemia más radical que la falsa pandemia del Covid-19, o bien varios de estos factores simultáneos, que es lo que va a pasar en verdad manque le pese a los ateos.

Empero, comprar un bunker bien abastecido de armas, comida, medicinas, agua, etc, y muy retirado del mundanal ruido para esquivar el azote de los desesperados que se quedarán sin nada, no va salvar a los preparados, pues los preparados están todos condenados, manque no lo sepan. A lo sumo solo podrán prolongar la agonía de vivir una vida sin sentido un poco más de tiempo, hasta que la bestia los cace a todos y los meta en su metaverso.

La única preparación efectiva para transitar por las tumultuosas aguas de la tribulación del anticristo y las masas zombificadas es el pulido del espejo del corazón a través del perfeccionamiento del amor como siendo la máxima expresión de la sabiduría clarividente que comprende que nadie surge, ni permanece, ni se desvanece, sino Ella –la luz de las luces.

Esta preparación apocalíptica nos elevará a la estación de la salvaguarda en la luz del amor protector y acogedor de la visión no separada del foco emisor de todas las luces, de modo que los estragos del fin de los tiempos no serán experimentados como estragos para los bien preparados y afianzados en el amor, sino que serán vivenciados como expresiones del sublime gozo que da la intimidad.

Los ateos no tendrán acceso a esta salvaguarda por su cerrazón y empeño materialista en perpetuarse con vida en las condiciones que sean, perturbando así la paz mental requerida para afrontar lo inevitable y trascender la debacle mientras se transita a la beatífica estación de la no separación que solo los enamorados moran.

Empero, para los no ateos, con independencia del credo que profesen, hay esperanza, siempre y cuando el fiel de la balanza de la sinceridad de la fe tienda hacia el platillo de la virtud y de la verdad, en detrimento del platillo de la mentira y de la auto-complacencia miedosa y hedonista.

Es urgente darse cuenta de estas cosas y prepararse espiritualmente para lo que se avecina, sin preocuparnos por la salvación del cuerpo, sino por la salvación del alma. Si así lo hacemos, con la ayuda de Dios, seremos salvos en la luz de la verdad que mora en el Gran Espíritu que sostiene todas las cosas, y la gozosa felicidad de la visión directa, cara a cara con la Amada, nunca nos abandonará.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s