Un canto a la importancia de dedicar la vida únicamente a la complacencia de la Amada

Has pasado dos tercios de tu vida

Sin pulir ni una sola mancha

De la fuente de tu sacralidad.

Te devoras la vida,

Tus días están ocupados con esto y aquello.

Si no volteas a mi grito,

¿Qué más puedo hacer?

-DOGEN-

Adaptado al español por despojosdeoccidente

COMENTARIO:

En esta maravillosa coplilla el maestro nos está advirtiendo acerca de la importancia de no desperdiciar la vida, con vistas a gozar en la plenitud de la vida verdadera, que tras la caída del velo de la muerte, se alza.

El corazón del ser humano es un espejo lleno de herrumbre. La herrumbre es todo aquello que no refleja la luz del Creador. El pulido del espejo es la indagación acerca de la luz y del reflejo de la luz en el espejo como siendo inseparables, una vez que se deja de estar en esto o aquello, o sea, en las particularidades de las formas reflejadas a modo de espejismos, y se está únicamente enfocado en la luz del alumbramiento.

Del éxito o del fracaso de la vida mundana, en lo que respecta a realizar la vacuidad de todas las formas en el seno de la luz que las alumbra, depende la plenitud de la vida post-mortem, una vez que la luz reclame el corazón, y el corazón se una al tesoro que amasó en vida, ya sea en la beatitud del paraíso de la no separación con la Amada o en el infierno de sombras de su distancia.

Este grito certero se ajusta a la verdad y es fervorosamente acogido por la asamblea elevada de los verdaderos hombres, en cuya antesala aguardamos pacientemente, en la inseparabilidad gozosa de la unión de lo que nunca fue dos, y en espera de que se desaten los coletazos finales de la bestia y seamos llamados a la Presencia, en la compañía de todos los justos, mientras que aquellos que desperdiciaron sus vidas quedan desquiciados por la sacudida del apocalipsis y sin recursos espirituales para ser salvos.

En la mayoría de los casos, el canibalismo será la única opción disponible.

Dedicar la preciosa vida humana a otra cosa que no sea la complacencia de la Amada trae nefastas consecuencias, como corolario de malgastar la vida en la ciega auto-complacencia mediante el medrar en los frutos de la negligencia y la despreocupación con respecto a los placeres paradisíacos que serán desplegados sobre el lecho de la contemplación de la desnudez de la Amada, cuando todos los velos caigan y la luz de la verdad sea lo único que en todos los dominios brille.

Son tiempos difíciles, los últimos tiempos de esta humanidad sobre la faz de la Torta Terrestre. La bestia ya viene con la cuarta y la quinta dosis del recordatorio del veneno que llaman “vacuna” para ayudar al bien morir de los insensatos que piensan que este mundo puede ser sostenible si todos colaboramos por el bien común, y el azote zombi de los desesperados ya se va a desatar en breve, incluso sin necesidad de una guerra atómica. Así pues, el que quiera ser salvo, que lo sea, pues es gratis y Ella no rechaza a ninguno de sus enamorados.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s