Cuando el último creyente muera

Uzman García para despojosdeoccidente

Cuando el último creyente muera se levantará el velo del mundo y se establecerá la Hora, porque este mundo, cuando los LGTB’S lo acaparen todo y ya no haya verdaderos seres humanos, habrá dejado de tener sentido.

Una película es proyectada para los espectadores conscientes, mas cuando estos se van del cine o cuando se dedican a tener sexo en las butacas, la película desaparece, aunque el proyector siga girando y proyectando la trama.

Lo mismo sucede con la proyección de la vida en la Torta Terráquea. Los LGTB’S piensan que están vivos y que su cuerpo les pertenece, así como les pertenece su identidad sexual, su mascota, su coche, su trabajo y el resto de apariciones de su particular película personal… mas toda la creación está muerta, pues todos sus componentes nucleares están muertos. Si descuartizamos a un LGTB, ¿qué queda? -vemos que sus constituyentes finales descansan en el vacío, son vacío. Y lo mismo aplica a todo lo creado.

La vida es una apariencia de realidad que el Viviente sopló en la consciencia individual (el alma) para que los conscientes de la irrealidad de la vida remontaran el vuelo desde lo muerto hasta lo vivo. Siendo lo muerto, todo aquello que el Viviente alumbra; y siendo lo vivo, la luz de dicho alumbramiento.

Por eso estamos viviendo el fin de los tiempos y la Tierra va a ser plegada y reabsorbida en la luz, porque ya apenas hay seres humanos creyentes en la verdad del Viviente como siendo la única verdad, sino engendros LGTB’S que se olvidaron de que ya están muertos y viven como zombis alimentándose de los detritus que exuda su falta de visión trascendente, entre los que destacan: viajar por placer, tostarse en la playa, follar fuera de los límites de la Sharía Islámica, matar a los no-natos en el vientre de sus madres, indagar si siendo una mujer con pene o un hombre con vagina se fluye mejor en la vida, etc.

Nacemos y somos imbuidos de una consciencia prestada para alabar al Creador y agradecer el hecho de que podamos alabarle, para que por medio de esa elevación y agradecimiento nos desasentemos de la irrealidad de las proyecciones yoísticas y nos asentemos en la realidad del ser, que es plenitud, paz, perfección y belleza absoluta, lo cual solo se logra rindiendo, o entregando, en alabanza y agradecimiento por poder alabar, lo no pleno en lo pleno, la no paz en la paz, la imperfección en la perfección y la fealdad en la belleza absoluta. Esto es, la única forma de ser lo que ya somos en la intimidad del corazón y que el mundo no se acabe es mediante el abandono de la impostura de lo que creemos ser en el seno de la consciencia plena de la luz que todo lo alumbra, o ilumina. Solo el ser humano puede lograrlo, de modo que cuando ya no haya seres humanos, sino solo LGTB’S, se acabará todo y se establecerá la balanza de la justicia divina post-mortem para recompensar a cada cual según sus obras hechas en la luz o en las sombras.

El escarmiento va ser brutal. Los LGTB’S, al carecer de una visión trascendente de la existencia, como la aquí expuesta por Uzman García, caerán a lo más bajo de lo bajo y se comerán a sus semejantes LGTB’S, sumidos en el olvido de lo que esas siglas significaban en la era de la normalidad hedonista, para tratar de no morir cuando todo se derrumbe durante el Gran Reinicio como antesala del sellamiento final de la bestia.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s