La vida mundana es una enfermedad que solo la muerte cura.

¡Ahhh!
Qué agradable es morir
Cuando la vida se ha desvanecido
Y lo único que ha quedado
Es una leve brisa otoñal
Como siendo el eco de una vida vivida
En la negligencia del olvido.

¡Ahhh!
Qué agradable es morir
Tras haber recordado
Que lo no nacido que habita en mí
No es posible extinguir.

¡Ahhh!
Qué agradable y placentero
Es la disolución de la ilusión de estar viva,
Y qué agradable y placentera es la inercia
De su desembocadura postrera
En el océano sin orillas
De la contemplación de la luz del amor
Que alumbró el espejismo de mi persona
Que ahora se quiebra.

¡Ahhh!
Qué agradable y gozosa muerte,
¡Ahhh!
Qué agradable y gozosa vida.

-Fátima Zahra para despojosdeoccidente-

COMENTARIO:

Este bello poema de nuestra amiga y colaboradora Fátima merece que el silencio de un no comentario sea su comentario, de modo que no se añada un velo a la trascendente significación que vehicula.

Empero, ya habrá tiempo, Dios mediante, de comentar más coplillas, más adelante, si no nos morimos antes, pues el tiempo apremia y el número de las almas contadas que han de ser salvas ya se completa en breve, quedando el resto al albur de la destrucción de la bestia en su intento de eternizarse en este efímero mundo, como paso previo al cierre de la historia que precede al levantamiento del velo y al establecimiento de la balanza de la justicia divina, ya sea para levantamiento o para caída.

DEDICADO A ELLA, CON AMOR.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s