No va a pasar nada, los supermercados están repletos de comida y las putas abundan… ¡que siga la fiesta mundana!

La guerra nuclear, el reinado global del anti-cristo y la caída del velo de la realidad tangible cada vez están mas cerca, por más que los ateos piensen que el mercadona siempre va a estar lleno de comida chatarra, que los bares siempre van estar abiertos, que las playas siempre van a estar ahí para tostarnos despreocupadamente en ellas, que las putas siempre van a estar ahí para aliviarnos en sus jugosidades vaginales, que el fútbol nos seguirá amenizando y despejando el aburrimiento de vivir una vida anodina sin más pretensión que la de seguir vivos, etc.

Empero, la hora se acerca, y es ahora, pues el hombre anodino, una vez desconectado del Creador, cataliza la desintegración del soporte existencial que soporta la existencia del ser humano, o sea, que la Torta Terrestre -la cual fue desplegada y proyectada no por capricho del azar, sino para que el ser humano desarrollara todo su potencial espiritual en un recorrido ascendente que va desde la materialidad del mundo tocable hasta la no materialidad del mundo sutil e inasible de las luces infenecibles- ya deja de cumplir la finalidad para la cual fue establecida, de modo que la desintegración de la Tierra y su reabsorción en la atemporalidad, remota e íntima, es tan inminente como inevitable.

La salvación ya no es posible, sino a nivel individual, es decir, de los individuos proyectados por cada instancia yoística en particular, pues a nivel social la inercia descendente hacia la infrahumanidad de la cultura “woke” ya rebasó el no retorno. Mas cada persona, en su fuero interno, puede abrazar, si lo desea, la luz de la presencia en la insondabilidad del infinito que en el corazón mora, de modo que pasen inafectados por encima del apocalipsis zombi de los desesperados que correrán como pollos descabezados cuando todo se derrumbe.

Esto es, decimos categóricamente que la trascendencia del mundo perecedero es realizable para toda criatura humana no vacunada (no sellada con la marca de la bestia), basta con quererlo y habituar la consciencia a la luz de las luces, con vistas a perpetuarse en la perennidad no nacida que preña la realidad aparente, una perennidad atemporal que se abre en la plena consciencia del verdadero y único ser, tras el abandono de lo que no es Él. Solo éstos serán salvos, estando el resto abocados a la gran tribulación del anti-cristo previa a su manifestación física como cabeza visible del nuevo orden mundial satánico, sostenible y ecuménico, el cual pasa por eliminar al 90% del ganado humano que no tiene cabida en el nuevo mundo post-reinicio cimentado sobre las bases de la cuarta revolución industrial: IA (Inteligencia Artificial), digitalización total de la vida mundana, trabajo robotizado, transhumanizacion de los supervivientes, inmovilización (confinamiento) de los mismos y su conexión al Metaverso de la bestia, donde podrán explayarse a gusto en los placeres virtuales pre-apocalipticos hasta completar la cuota de vida que la IA les asigne.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s