¡ESTO SE ACABA!

Ahhh… por fin me voy,

En los cielos despejados, una nueva luna.

Mi corazón es puro.

-Senseki-

COMENTARIO:

Ahhh… que placentera muerte. La muerte es una bendición para todo el mundo, excepto para los obnubilados con las proyecciones proyectadas en el espejo de la consciencia bajo el prisma del pequeño “yo” observador. Para los que despertaron del letargo existencial tras despuntar el alba de las luces subyecentes al velo de lo creado, morir es la maravilla de volver a casa.

Lo que no va a ser una maravilla es la desesperada muerte de los enajenados que creen que la vida es un accidente casual que hay que aprovechar para disfrutar descorsetadamente todo lo que se pueda, de modo que al no haber aprovechado la vida mundana para habituar la visión interior a la luz del desvelamiento que amanece cuando morimos, están abocados a la verdadera muerte, que es la muerte del espíritu, la muerte eterna.

La razón de la devastación nuclear que se va a desatar a fuerza de tocarle los huevos a Rusia, la razón de la hambruna y la razón del postrero reinado efímero, satánico, feminista y globalista de la bestia, es que ya no hay hombres de Dios que sostengan el mundo, el cual fue aplanado y cualificado para que el hombre buscara a Dios tras la caída adámica del ámbito de la visión pura en la no separación de la luz de las luces.

Es hora ya de no perder el tiempo en fiestas, en orgías sexuales, en indagaciones acerca de la identidad transexual ideal para fluir mejor, en comer comida rica, en viajar, etc, sino que es tiempo de contrición de corazón, de retiro espiritual y de invocación silente al Dueño y Señor de todos los dominios.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s