Según un estudio la cura para el suicidio radica en descubrir el sentido de la vida. La experta Beatriz Alcántara lo tiene claro.

Cuando llegamos, todo está claro,
No hay duda al respecto;
Cuando nos vamos, todo está claro,
Sin ninguna duda al respecto.
Entonces, ¿qué es todo esto?

-Hosshin-

COMENTARIO:

Nacer es una experiencia de la lucidez de la consciencia, que ilumina nuevos paisajes antaño velados. Morir es una experiencia de la lucidez de la consciencia, que oculta los paisajes de la vigilia existencial mundana, devolviéndolos a su primigenio foco. No hay diferencia alguna entre el llegar y el partir, sino en la ilusoria apariencia de que hay alguien que nace y alguien que muere.

Empero, el que muere y el que nace son entidades existenciales absolutamente desconectadas una de la otra, sino es por la luz de la consciencia que alumbra los paisajes de la muerte y de la vida. Esto quiere decir que el bebé recién nacido y el difunto son avatares que adopta la talidad en un peregrinar eterno de la no forma atemporal en la formalidad del tiempo.

Es muy importante reflexionar acerca de estas cosas antes de que la luz venga a reclamar todos sus dominios y las sombras de la separación sean relegadas a la perennidad de un inevitable olvido en los fuegos de la extinción perpetua.

El fin del bienestar despreocupado de los gilipollas que creen que vienen del mono, el apocalipsis zombi de los desesperados y la transhumanización de los desafortunados que sobrevivan al desbarajuste planetario es el corolario de la pérdida de la funcionalidad de la vida, la cual no fue desplegada por caprichoso azar, sino para que Él se viera a Sí mismo y se uniera a Sí mismo tras echarse de menos. Y eso es algo que solo el ser humano puede realizar.

Mas como ya nadie cree en Dios, esto es, como ya apenas hay seres humanos, a saber, que los ateos campan impunemente a sus anchas en toda la Torta Terrestre, este mundo va a colapsar y a desintegrarse. Y lo primero que va caer van a ser los supermercados, que serán arrasados en menos de 24 horas. El recurso del canibalismo estará a disposición de todos para poder prolongar un poco más la agonía de vivir sin saber para qué se vive, los ‘buenos días’ de los vecinos se convertirán en hachazos de desespero y las caricias de las mamás a sus bebés se convertirán en bocados desquiciados, pues escrito está que cuando todo acontezca las madres se comerán a sus propios hijos.

La experta Beatriz Alcántara no tiene hijos, pues prefirió invertir su vida en empoderar su feminidad frente al hetero-patriarcado opresor para así romper los techos de cristal que los hombres han erigido en pos de seguir sometiendo a las mujeres mediante una alienada y sumisa resignación a conformarse con la crianza de hijos y las tareas domésticas, lo cual quiere decir que la experta no se comerá a sus churumbeles, sino a los de su vecina, que es musulmana y prefirió la vida relajada del hogar, consistente básicamente en no trabajar, en parir mucho y en tener a su marido contento, en la cama y fuera de la cama.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s