Toda la vida se resume en una taza de sake, según un experto del mundo antiguo.

Incluso una próspera y larga vida
Se resume en una taza de sake;
Una vida de cuarenta y nueve años
Transcurre en un sueño;
No sé lo que es la vida, ni la muerte.
Año tras año, todo se ha ido
Menos el sueño de estar vivo.
Tanto el Cielo como el Infierno quedan atrás;
Estoy en un claro amanecer iluminado por la luna,
Libre de los nubarrones del apego.

(Uesugi Kenshin)

COMENTARIO:

El apego es todo aquello que ofusca la mente, velando la consciencia con respecto a los reconfortantes rayos del sol del amor que todo lo anega de su gracia beatificante. Todo lo que no es Él, es un velo, y como todo velo, su fin último es caer. Gracias a esta cosmovisión trascendente de la trama existencial, los verdaderos hombres se asientan en la verdad, más allá de las causas temporales que formalizan la ilusión del mundo perecedero.

Uno de los velos finales antes de la redención final en la luz de las luces es el desatamiento de la gran tribulación previa a la aparición del anticristo. Ya hemos explicado que la devastación de la guerra nuclear, a fuerza de provocar a Rusia, es necesaria para eliminar al sobrante humano que no tiene cabida en la nueva era transhumanista de IA (Inteligencia Artificial) y robots trabajadores, que el anticristo liderará bajo la excusa de la necesidad de un mundo unido pacífico, resiliente, verde y sostenible que no vuelva caer bajo los dictados del libre albedrío humano con el que Dios selló al hombre.

Los últimos seres humanos que se nieguen a aceptar la marca transhumana de la bestia serán perseguidos y asesinados por su empecinamiento en no desarraigar la consciencia humana, dotada del libre albedrío para la búsqueda de la verdad, en perspectiva de la retribución final en la perennidad de la luz o de las tinieblas post-mortem. Los hombres del mañana inmediato post apocalíptico serán ciborgs, entidades andróginas teledirigidas por IA. La humanidad se encamina a su auto-destrucción por haber olvidado el sentido de la vida, que no es seguir vivos a toda costa, aun a costa de perder la humanidad y ser convertidos en robots, sino que el sentido de la vida es ser salvos en la plenitud de la eternidad optando libremente por la luz en la atemporalidad en detrimento de las sombras que proyecta lo perecedero, aunque ello implique el martirio en el fin de los tiempos.

Empero, la mayoría hollará el camino ancho y no el angosto, como hemos visto con la falsa pandemia. Con estupor hemos visto como el ganado humano idiotizado ha ido en masa a por el bautismo negro de la sustancia salvífica anti-covid para poder seguir viviendo, disfrutando, viajando, follando. Lo mismo sucederá pronto con la marca de la bestia. La falsa pandemia de covid-19 solo fue el ensayo general de lo que se viene, y lo que se viene es una radical despoblación de la Torta Terrestre como paso previo y necesario a la transhumanización de los que sobrevivan.

Mas el metaverso del fin de los tiempos también pasará, como pasan todas las cosas, al igual que todos los velos terminan cayendo, y entonces la verdad reclamará a sus hijos para elevarlos al Cielo.

rezar1

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s