42.SURA DE LA CONSULTACIÓN (ASH-SHURA)

42.SURA DE LA CONSULTACIÓN (ASH-SHURA)

سُورَةُ الشُورَى

Mequinense

Bismil-lahi-r Rahmani-r Rahim

(1) Ha, Mim. (2) Ain, Sin, Qaf[1254]. (3) Así te inspira Allah, y así inspiró a los que hubo antes de ti –el Poderoso, el Sabio. (4) Suyo es cuanto hay en los Cielos y en la Tierra –el Altísimo, el Grandioso. (5) A punto están de rasgarse los Cielos uno a uno desde arriba. Los malaikah declaran, alabándole, la perfección de su Señor más allá de toda contingencia y piden perdón por los que están en la Tierra. ¿Acaso no es Allah el Perdonador, el Compasivo? (6) En cuanto a los que han tomado protectores aparte de Él, Allah los tiene impresos en Su memoria. Tú no eres su guardián. (7) Así es cómo te inspiramos un Qur-an en lengua árabe para que adviertas a la madre de las ciudades y a cuantas hay a su alrededor del Día del Agrupamiento sobre el que no hay duda. Un grupo estará en el Jardín y otro en el sair[1255]. (8) De haber sido ese el plan de Allah, habría hecho de ellos una sola ummah. Sin embargo, Él hace entrar en Su rahmah a quien así decide Su voluntad. Los infames no tendrán quien les proteja ni en quien apoyarse. (9) ¿O es que toman protectores aparte de Él? Allah es el Protector. Da la vida a los muertos y tiene el poder sobre todas las cosas. (10) No hay nada sobre lo que discrepáis cuyo juicio no pertenezca a Allah. “Ése es Allah, mi Señor. En Él me abandono y a Él me vuelvo arrepentido.” (11) El Originador de los Cielos y de la Tierra. Ha hecho que os multipliquéis a partir de vosotros mismos en parejas de distinto sexo; y de igual modo ha hecho con los animales de rebaño –así es como os disemina. Nada hay que se le asemeje. Está atento a todo cuanto acontece en Su creación, y es consciente de la intención que os mueve a actuar. (12) Posee el control de los Cielos y de la Tierra. Da la provisión en abundancia o la restringe, siguiendo Su plan. Tiene el conocimiento de todo cuanto existe, y según él actúa. (13) Os ha legislado en el Din lo que encomendó a Nuh, lo que te hemos inspirado a ti y lo que encomendamos a Ibrahim, a Musa y a Isa –que establecieran firmemente el Din y no os dividierais en él. Les viene grande a los idólatras aquello a lo que les llamas. Allah elige para Sí a quien así decide Su voluntad y guía hacia Él a quien a Él se vuelve arrepentido. (14) No se dividieron, sino después de haberles llegado el conocimiento, llevados por la envidia. De no haberse predeterminado un plazo para decidir su suerte, ya entonces se habría juzgado entre ellos. Los que han heredado el Kitab después de ellos divagan sobre él, llevados por la duda. (15) Por ello, llama al recuerdo. Actúa con rectitud como se te ha ordenado y no sigas sus inclinaciones. Antes bien, aclárales que crees en lo que Allah ha hecho descargar de un Kitab[1256], y que se te ha ordenado que seas ecuánime con ellos. Allah es vuestro Señor y su Señor. Para vosotros serán los frutos de vuestras obras y para ellos los suyos. No hay por qué disputar entre vosotros. Allah os reunirá y a Él es el destino final. (16) El argumento de los que arguyen después de la respuesta que se le ha dado es nulo ante su Señor. Sobre ellos la ira y un terrible castigo. (17) Es Allah quien hace descargar el Kitab con la verdad y la Balanza. No sabes si la llegada de la Hora estará cerca. (18) Los que no creen en ella no están dispuestos a esperar pacientemente a que llegue su tiempo. Mas los que creen, están pendientes y temerosos, pues saben que su venida es inexorable. ¿Acaso no están en un lejano extravío los que discuten sobre la Hora para crear duda y confusión? (19) Allah es sutil con Sus siervos. Les sustenta siguiendo Su plan –el Fuerte, el Poderoso. (20) A quien desee cultivar Ajirah le aumentaremos su cosecha, y a quien desee cultivar la vida de este mundo le daremos lo que obtenga de su labranza, pero no tendrá parte en Ajirah. (21) ¿O acaso tienen asociados que les han prescrito en el Din lo que Allah no ha autorizado? De no haber sido por Su irrevocable plan, ya entonces se habría decidido su suerte. Los infames tendrán un doloroso castigo. (22) Los verás desasosegados tratando de esquivar el fruto de sus obras, pero se les vendrá encima. Mas los que hayan creído y hayan actuado con rectitud tendrán en lo más frondoso de los Jardines cuanto deseen junto a su Señor. Esa es la gran victoria, (23) la buena nueva que Allah anuncia a Sus siervos que creen y actúan con rectitud. Aclárales que no les pides pago alguno por ello, salvo el afecto que es propio entre los allegados. A quien haga el bien se lo aumentaremos con un bien mayor. Allah es el Perdonador, y tiene en cuenta el bien que hacen Sus siervos. (24) ¿O acaso dicen: “Ha inventado una mentira sobre Allah”? Si Allah quisiera, sellaría tu corazón. Allah borra lo falso y afirma la verdad con Su palabra. Es el Conocedor de lo que hay en lo más recóndito de los corazones, y según ese conocimiento actúa. (25) Acepta complacido el arrepentimiento de Sus siervos y perdona sus faltas. No escapan a Su conocimiento vuestras acciones. (26) Responde solícito a los que creen y actúan con rectitud, y les da más de Su gracia. En cuanto a los encubridores, tendrán un terrible castigo. (27) Si Allah hubiera dado el sustento a Sus siervos sin límite alguno, éstos se habrían excedido en la Tierra. Por ello, lo ha predeterminado según Su plan. Tiene el registro completo de Sus siervos y plena percepción de sus acciones. (28) Es Él Quien hace que caiga la lluvia cuando ya habían perdido la esperanza, y Quien derrama sobre ellos Su rahmah. Él es el Guardián, el Alabado. (29) Entre Sus signos está la creación de los Cielos y de la Tierra, y de las entidades vivas –dab-bah– que diseminó por ellos. Él tiene el poder, si esa es Su voluntad, de reunirlos a todos. (30) No hay nada que os aflija que no se deba a vuestra forma de proceder. Aun así, Él perdona muchas cosas. (31) No podréis impedir que se cumpla Su plan en la Tierra ni tendréis aparte de Allah quien os proteja ni en quien apoyaros. (32) Entre Sus signos están las corrientes, desplegadas como pistas en el mar. (33) Si quisiera, haría que cesase el viento y quedarían inmóviles sobre sus lomos[1257]. En ello hay signos para los que resisten y son agradecidos. (34) O las obstruiría en pago por sus obras. Mas es mucho lo que perdona. (35) Que sepan los que discuten Nuestros signos que no tendrán escapatoria. (36) Todo lo que se os da es para satisfacer vuestras necesidades en la vida de este mundo. Mas para los que creen y en su Señor se abandonan, lo que hay junto a Allah es mejor y permanece para siempre. (37) Esos que se apartan de lo grave y de la indecencia, y perdonan incluso en estado de ira, (38) responden a su Señor, establecen la salah, se consultan entre ellos sobre los asuntos y dan una parte del sustento que les hemos asignado. (39) Esos que cuando sufren una afrenta, se defienden. (40) El pago por un mal causado es un mal semejante a él. Mas quien perdone y se reconcilie, que sepa que es a Allah a Quien corresponde entregarle su galardón. Él no ama a los infames opresores. (41) No hay razón para culpar a quien se defienda después de haber sufrido una injusticia. (42) Mas sí hay razón para culpar a los que tiranizan a la gente y se exceden en la Tierra sin derecho. Esos tendrán un doloroso castigo. (43) Resistir los impulsos y perdonar exige, en verdad, una gran determinación. (44) A quien Allah extravía no tendrá después a nadie que le proteja. Oirás decir a los infames cuando perciban el castigo: “¿Hay alguna forma de volver?” (45) Verás cómo son expuestos ante él, humillados, con la mirada rendida a causa de la vergüenza que sentirán. Dirán los que creyeron: “Esos son los perdedores, los que se han perdido a sí mismos y a sus familias el Día del Resurgimiento.” ¿Acaso no estarán los infames en un castigo incesante? (46) No tendrán protectores en los que poder apoyarse aparte de Allah. No habrá salvación para aquel a quien Allah extravía. (47) Responded a vuestro Señor antes de que os llegue un Día que no lograreis alejar de Allah. Ese Día no tendréis refugio ni podréis negar vuestras acciones. (48) Si se apartan, sabe que no te hemos enviado para que seas su custodio. Tu tarea es transmitir. Cuando al hombre –insan– le hacemos probar Nuestra rahmah, se regocija por ello. Mas si le aflige un mal a causa de sus obras, se vuelve ingrato. (49) De Allah es la soberanía de los Cielos y de la Tierra. Él crea lo que quiere, siguiendo Su plan –a unos les da hijas, a otros les da hijos, (50) y aún a otros les da hijos e hijas. A quien quiere lo hace estéril. Actúa según Su conocimiento, y es el Poderoso. (51) No es propio de Allah hablar a ningún humano[1258]bashar– si no es inspirándole o desde detrás de una separación o enviando un Mensajero que transmita aquello que se les inspira conforme a Su voluntad. Él es el Elevado, el Sabio. (52) Así es como te inspiramos el programa[1259] de la profecía, siguiendo Nuestro plan. Antes no sabías qué era el Kitab ni qué era tener iman, pero lo hemos hecho una luz con la que guiar a quien queremos de Nuestros siervos. En verdad que guías al camino de rectitud (53) –el camino de Allah, a Quien pertenece cuanto hay en los Cielos y en la Tierra. ¿Acaso no confluyen en Allah todos los asuntos?


[1254]  Ver artículo IV.

[1255]  Ver referencia F17.

[1256]  Ver Info 21, artículo XIV y esquema 19.

[1257]  Ver apéndice R.

[1258]  Ver artículo XX.

[1259] Ver artículo XVIII.