Sacerdote irlandés se niega a dar marcha atrás sobre la afirmación que ha hecho sobre el ‘infierno’ para LGBT

Redacción de RT World News

Un sacerdote católico irlandés se negó a dar marcha atrás después de que su propio obispo lo censurara por condenar los «pecados mortales» del aborto y la homosexualidad. El sacerdote sostiene que sus puntos de vista están en línea con las enseñanzas de la Iglesia y que el viceprimer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, arderá en el infierno por ser gay.

El padre Sean Sheehy, residente de Listowel en el condado de Kerry, salió de su retiro el domingo para reemplazar a un sacerdote local que actualmente peregrina a Tierra Santa. Los feligreses se sorprendieron, con varias docenas saliendo de la misa, cuando Sheehy subió al púlpito para denunciar el pecado «desenfrenado» en la sociedad irlandesa.

“Lo que es tan triste hoy es que rara vez escuchas comentarios sobre este pecado, pero en estos momentos está totalmente desenfrenado”, ha declarado. “Lo vemos, por ejemplo, en la legislación de nuestros gobiernos”, continuó Sheehy. “Lo vemos en la promoción del aborto. Lo vemos en el ejemplo de este enfoque lunático del transgenerismo. Lo vemos, por ejemplo, en la promoción del sexo entre dos hombres y dos mujeres”. “Eso es pecaminoso, eso es pecado mortal”, añadiendo que “el pecado lleva al infierno”.

Irlanda, que alguna vez fue una sociedad firmemente católica, legalizó el matrimonio homosexual en 2015 y levantó la prohibición constitucional del aborto en 2018. Ambas decisiones se tomaron luego de referéndums populares. El obispo de Kerry, Ray Browne, luego se disculpó “con todos los que se sintieron ofendidos” por la ardiente homilía de Sheehy. En una declaración publicada en el sitio web diocesano, Browne dijo que las opiniones de Sheehy “no representan la posición cristiana”. Browne luego le dijo a Radio Kerry que a Sheehy se le había prohibido ofrecer misa en la diócesis.

En una entrevista con la misma estación de radio el martes, Sheehy insistió en que no hizo nada malo y que sus puntos de vista sobre el pecado estaban en línea con el Catecismo de la Iglesia Católica. Hablando con RTE Radio el miércoles, Sheehy dijo que los políticos homosexuales como Varadkar irían «absolutamente» al infierno si no se arrepintieran.

El Ministro de Asuntos Exteriores irlandés, Simon Coveney, pidió a Sheehy que se retractara de sus comentarios, mientras que un portavoz de Varadkar dijo que, aunque el Vice Primer Ministro «no está de acuerdo profundamente con las opiniones del padre Sheehy», «respeta su derecho a expresar sus creencias religiosas libremente».

El Catecismo de la Iglesia Católica, que resume las principales creencias de la Iglesia, describe los actos homosexuales como “actos de grave depravación” que son “contrarios a la ley natural”. El libro establece que las personas homosexuales “deben ser aceptadas con respeto, compasión y sensibilidad”, aunque insta, al mismo tiempo, a que repriman sus deseos.

Varadkar “discrepa profundamente” con un cura de Kerry quien afirma que los políticos gay irán al infierno

Anne Lucey, Steven Heaney, Elaine Loughlin para Irish Examiner

Leo Varadkar, el Vice Primer Ministro, ha dicho que está «profundamente en desacuerdo» con un sacerdote de Kerry, quien dijo que los políticos homosexuales irán al infierno si no se arrepienten. Varadkar, que está en una misión comercial en Singapur esta semana, fue señalado por el padre Seán Sheehy, quien también afirmó que ser gay es «contra natura». Un representante del líder del partido Fine Gael dijo: «El ministro está profundamente en desacuerdo con las opiniones del padre Sheehy; sin embargo, respeta su derecho a expresar sus creencias religiosas libremente.El ministro no cree que los homosexuales vayan a ir al infierno por ser quienes son, ni cree que ningún hombre o mujer pueda hacer tal juicio. Como dijo el Papa Francisco: ‘Quiénes somos nosotros para juzgar’. Y como dice la Biblia: ‘No juzguéis para que no seáis juzgados. Todos somos hijos de Dios'».

El padre Seán Sheehy dijo hoy que el ministro y otros políticos homosexuales irán “absolutamente” al infierno si no se arrepienten de sus pecados y buscan el perdón. El padre Seán Sheehy se ha reafirmado en sus comentarios después de que el domingo describiera las relaciones entre personas del mismo sexo y el transexualismo como pecados mortales. Sheehy, que era suplente del párroco Canon Declan O’Connor, fue eliminado de la lista de los curas en Listowel por el obispo de Kerry, el Dr. Ray Browne. El obispo se disculpó el martes por los comentarios hechos por el padre Sheehy y dijo que estaba al tanto del “profundo malestar y dolor” que habían causado los comentarios, añadiendo que sus opiniones no eran representativas del cristianismo.

En una entrevista en Radio Kerry el miércoles, el padre Sheehy confirmó su postura y explicó su posición, diciendo que el pecado estaba “incrustado en la cultura moderna y consagrado en la legislación”. «La gente piensa que está bien porque no hay una ley que lo prohíba. Pero eso no es cierto», dijo el padre Sheehy al programa Kerry Today, añadiendo que las Escrituras enseñaban que el pecador tenía que ser amonestado y esto se hacía por amor para llevarlo a la vida eterna.

Sheehy también dijo que la compasión se malinterpretó: ser compasivo significa decir la verdad a las personas que hacen algo mal. “La verdad duele, pero nos libera”, dijo. El padre Sheehy insistió en que todo lo que estaba haciendo era predicar las Escrituras y la doctrina católica. “No es fundamentalismo, es la palabra de Dios”, agregó.

Mientras que unas 30 personas habían salido de la iglesia el domingo, otras se quedaron. Y el martes por la mañana, afirmó que recibió una ovación de pie al final de la misa. Cuando se le preguntó sobre los políticos que legislan a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y sobre los políticos homosexuales, incluido Leo Varadakar, y si se irían al infierno, el padre Sheehy dijo: “Absolutamente, si no se arrepienten de su pecado y buscan el perdón. Absolutamente. Absolutamente. Lo que están haciendo es, en primer lugar, contra la naturaleza y, en segundo lugar y más importante, contrario a la ley de Dios”, dijo el padre Sheehy.

Agregó que aunque un pequeño porcentaje de la homosexualidad bien podría ser biológica, la mayoría de este comportamiento era «educacional y cultural, no natural». Ha comentado que había visto en los Estados Unidos cómo algunos psicólogos han logrado ayudar a la gente en ese sentido. Sin embargo, los medios de comunicación han desacreditado totalmente a estos terapeutas.

En reacción a los comentarios del obispo en el programa News At One, el padre Sheehy sugirió que el obispo Browne necesitaba «leer el catecismo y también leer las Escrituras». Al defender sus comentarios, el padre Sheehy dijo que habló con el obispo y le dijo que había «sacrificado la verdad para apaciguar a las personas que no quieren enfrentar la realidad del pecado», que dijo que estaba «incrustado en la cultura y consagrado en legislación.»

Más adelante en la entrevista, el padre Sheehy sugirió que los asistentes a la misa que abandonaron su homilía en Listowel el domingo lo habían hecho porque «no querían enfrentar ni su propia pecaminosidad ni la pecaminosidad de los miembros de su familia». Dijo que los que se fueron se alejaban «de la misma palabra que Jesús mismo pronunció». «No se estaban alejando de mí. En realidad se estaban alejando de Jesús», sugirió.

El padre Sheehy también arremetió contra la Ministra de Educación, Norma Foley, diciendo que no esperaba que ella implementara el programa escolar de educación sexual. Ella, como Ministra de Educación, no hizo nada para abordar debidamente el programa de educación sexual en los colegios. “Sinceramente, no esperaba que ella implementara ese programa. A Dios no le gusta la hipocresía”, dijo.

SONDAS: La heroica y quijotesca posición del sacerdote irlandés es, en realidad, irrelevante, pues hay tantas razones para que un vice primer ministro o un primer ministro o un presidente o un rey o un parlamentario… vaya al infierno que, quizás, su homosexualidad o su promoción de la homosexualidad no sea lo que más pese en su platillo del mal. Promueven la homosexualidad, el transgenerismo, la fornicación… y convierten así el vicio en virtud; y, como es inevitable, la virtud pasa a ser degradada y transformada en el peor de los vicios.

No obstante, resulta incomprensible que haya este tipo de discrepancias en el seno de la Iglesia católica o de cualquier otra iglesia cristiana. Puede haber diferencias de opiniones entre católicos y ateos, o laicos, pero no entre cristianos, pues afirman tener un libro revelado por el Altísimo. Y todo lo que hay en él, aseguran, es palabra de Dios. Por lo tanto, discutir sobre la legalidad o ilegalidad divina de la homosexualidad es poner en duda el sano juicio del Creador de los Cielos y de la Tierra –un pecado mucho más grave que la homosexualidad. No hay forma de interpretar las siguientes citas bíblicas sin que la homosexualidad no esté condenada como uno de los pecados más abominables:

BIBLIA

Antiguo Testamento:

No tendrás relaciones sexuales con otro hombre, como si fuera mujer, porque eso es un pecado abominable. (Levítico 19:22)

Si un hombre tiene relaciones sexuales con otro hombre, ambos han cometido un pecado abominable y serán condenados a muerte. Ellos mismos se buscaron su propia muerte. (Levítico 20:13)

Nuevo Testamento:

Pero los cobardes, los que renunciaron a su fe, los abominables, los asesinos, los que cometen pecados sexuales, los que practican la brujería, los que adoran ídolos y todos los mentirosos, tendrán un lugar en el lago de fuego y azufre. (Apocalipsis 21:8)

Sabemos que la ley no es para los que hacen el bien sino para los delincuentes y los rebeldes, para los que no respetan a Dios, ni viven como él manda; para los pecadores, para los profanos, para los que asesinan a sus padres y para todos los demás asesinos. La ley es para los que tienen relaciones sexuales fuera del matrimonio, para los homosexuales, para los que trafican con seres humanos, para los mentirosos, para los que juran en falso y para los que de cualquier manera se oponen a la verdadera enseñanza que conduce a una vida recta. (Timoteo 1:10)

¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, n i los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones. (1 Corintios, 6-9)

No piensen que he venido para destruir la ley o los profetas. No he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos. Mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo, que si vuestra justicia no fuese mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. (Evangelio según San Mateo, 5:17-20)

CORÁN:

Enviamos a Lut para que advirtiera a la gente de ese lugar: “¿Cultiváis la indecencia que nadie antes ha cometido en ninguno de los dominios? ¿Satisfacéis vuestros deseos con los hombres en vez de con las mujeres? ¡Qué gran iniquidad lo que hacéis!” Mas la única respuesta que obtuvo de la gente fue: “¡Echadlos de la ciudad! Les gusta la pureza. (Corán, sura 7, aleya 80-82)

A Lut le dimos juicio y conocimiento. Lo salvamos de la gente de la ciudad que cometía las mayores abominaciones. Realmente era gente malvada –dada a la rebeldía. (Corán, sura 21, aleya 74)

El obispo Browne, el Vaticano, todos, deben decidir de una vez por todas si este libro, la Biblia, es palabra de Dios o es un texto escrito por los hombres; pero antes de tomar cualquier decisión, deben entender que, si el Antiguo y el Nuevo Testamento son meras elucubraciones humanas, sin ninguna transcendencia, entonces el cristianismo no tiene ningún fundamento. Y lo que debería hacer el papa en este caso sería cerrar el Vaticano, venderlo, vender todas sus propiedades y distribuir el dinero entre los pobres. Es lo que habría hecho Jesús.

Mas si, por el contrario, se trata de la palabra de Dios, revelada a sus profetas, entonces ¿cómo dice el obispo Browne que Sheehy está equivocado y que sus opiniones son contrarias a las de la Iglesia? ¿Cómo, entonces, explica estos versículos bíblicos, ratificados por el Corán?

“El obispo de Kerry, Ray Browne, se disculpó “con todos los que se sintieron ofendidos” por la ardiente homilía de Sheehy.”

El obispo Browne puede disculparse ante los hombres, pero ¿cómo se disculpará ante Dios el Día de la Rendición de Cuentas, cuando esté solo ante su Creador? ¿Qué Le dirá? Difícil momento para Browne. Difícil momento será para los que se salieron de la iglesia, para el papa Francisco, para los vice primer ministros. Y eso es lo que ha hecho Sheehy –advertirles de ese momento; advertirles ahora, que todavía hay tiempo; tiempo para arrepentirse, tiempo para volver al camino de rectitud, el camino que lleva al Jardín. ¿Por qué se le ha echado encima el mundo cristiano? ¿Cuál debería haber sido su sermón? Quizás lo que todo el mundo esperaba, desde Washington hasta París, es que recomendara a los homosexuales que se santiguaran antes de la penetración. ¡Maldígalos Allah! ¡Maldígalos los ángeles y los creyentes!

“El libro establece que las personas homosexuales “deben ser aceptadas con respeto, compasión y sensibilidad”, aunque insta, al mismo tiempo, a que repriman sus deseos.”

El catecismo no es palabra de Dios, como lo prueba la sandez que acabamos de citar más arriba. Lo que es palabra de Dios es lo que hemos leído en todas estas citas –es que los homosexuales, las lesbianas, los transgéneros… irán al infierno; y no pensamos que allí sean tratados con sensibilidad y compasión, pues la verdadera compasión es la que ha ejercido Sheehy al advertirles de lo que les espera si continúan por ese camino de perdición. En cambio, la compasión de Browne, del papa, de los vice primer ministros… es la que les llevará al Fuego. ¡Qué mala compasión la suya!

“El Vice Primer Ministro no cree que los homosexuales vayan a ir al infierno por ser quienes son,”

¿Desde qué punto de vista habla el Vice Primer Ministro? ¿Desde el punto de vista de un político que solo cree en el poder y solo piensa en cómo conseguirlo y mantenerlo, sin ningún tipo de creencia transcendental? ¿O habla desde el punto de vista de un católico creyente? Pues Sheehy no habla para los ateos, para los laicos, sino para los creyentes o para los que afirman ser creyentes. En este caso, ¿qué demonios importa lo que crea este tipo? ¿A quién pueden quitar el sueño sus opiniones a este respecto? Mas si tiene la osadía de declararse católico, entonces tiene que olvidarse de su subjetividad y someterse a la ley divina que le prohíbe las prácticas homosexuales.

“ni cree que ningún hombre o mujer pueda hacer tal juicio. Como dijo el Papa Francisco: ‘Quiénes somos nosotros para juzgar’. Y como dice la Biblia: ‘No juzguéis para que no seáis juzgados.’ ”

Francisco es el que peor lo tendrá el Día del Juicio. Se lo habrá ganado a pulso. Nadie está juzgando aquí. Tampoco Sheehy, pues el asunto ya ha sido juzgado por Dios. No se trata de la opinión del sacerdote irlandés, ni de su juicio. Los versículos bíblicos que hemos citado, según los católicos, son palabra de Dios; son juicio de Dios. Lo único que ha hecho Sheehy es recordárselo a los que practican lo que el Altísimo ha llamado abominación.

“Todos somos hijos de Dios.”

¿Quiere ello decir que no hay infierno? ¿Qué hay hijos de Dios e hijastros? Dios no tiene hijos. Tiene siervos, tiene creyentes sometidos a Su voluntad; creyentes que, por lo tanto, siguen el camino de rectitud, la forma debida que su Señor les ha prescrito. Francisco chochea, pero aún en su decrepitud física y mental sigue sacándole brillo a los cuernos de shaytan, y en uno de esos cuernos quedará clavado para toda la eternidad.

“Sheehy, que era suplente del párroco Canon Declan O’Connor, fue eliminado de la lista de los curas en Listowel por el obispo de Kerry, el Dr. Ray Browne.”

Qué poco le queda a la Iglesia católica para seguir siendo iglesia y convertirse en una organización benéfica asociada al Foro Económico Mundial. Sheehy ha sido “eliminado” –extinguido, borrado de la faz de la Tierra. Y de esta forma la Iglesia católica ha optado por la homosexualidad en detrimento de la Biblia. ¡Qué mala opción!

“Lo que están haciendo es, en primer lugar, contra la naturaleza y, en segundo lugar y más importante, contrario a la ley de Dios.”

Obviamente, no necesitamos leer la Biblia o el Corán para aborrecer la homosexualidad. ¿A quién podía habérsele ocurrido una cosa así? Solamente a aquellos, la gran mayoría, que siguen los valores culturales. No hace falta decirle a un hombre que debe tener relaciones con una mujer y no con otro hombre. Es algo intrínsecamente obvio. Desde la célula hasta el ser humano la homosexualidad está excluida y solo puede verse como una degradante anomalía, algo que repugna a la razón, a la lógica, a la naturalidad. El acto sexual, por la misericordia del Altísimo, es placentero. Sin embargo, el único objetivo de tal acto es la procreación. Es el medio que Allah ha elegido para que la humanidad no perezca, y se perpetúe hasta el día en el que se establezca la Hora.

Por lo tanto, los homosexuales van en contra del principio mismo sobre el que descansa la sexualidad. Los homosexuales, así, van en contra de la vida, pues en sus relaciones no hay fecundidad, solo esterilidad, muerte.