Un tiempo para amar, un tiempo para luchar y un tiempo para morir.

Estamos en guerra contra el degenerado mundo moderno, y jamás capitularemos. Tenemos una espada en la diestra y en la siniestra una rosa. Tenemos una katana y una bandada de gorriones, que a nuestro llamado acuden para recordarnos quienes fuimos, y quienes somos: espaciosidad incondicionada preñada de la luminosidad inobstruida de la consciencia despierta que… Leer más Un tiempo para amar, un tiempo para luchar y un tiempo para morir.