La insatisfacción insidiosa y perpetua.

Al degenerado hombre moderno no le basta nada. Siempre aspira a algo más para tratar de disimular una insatisfacción subyacente que a cada instante le picotea, impeliéndole a acaparar más y a abandonar su mediocre e insatisfactoria vida. ¿Más qué? Más velos, más distracciones obnubilantes, cada vez más refinadas. Si va a la playa más… Leer más La insatisfacción insidiosa y perpetua.